Tu abogado experto en trámites en un accidente de tráfico en tu ciudad
Provincia donde ser atendido/a
Especialidad del abogado
Accidentes de Tráfico
Un abogado especializado de tu ciudad TE CONTACTARÁ EN MENOS DE 1 HORA.

Abogados expertos en Trámites en un Accidente de Tráfico

SuperAbogado > Accidentes de Tráfico > Trámites en un Accidente de Tráfico

Redacción de D. Diego Fernández Fernández, letrado 125.741 del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

  1. ¿Qué tipos de trámites relacionados con los accidentes de tráfico tiene que llevar a cabo la víctima?

  2. ¿Cómo dar parte a mi compañía aseguradora?

  3. ¿Qué es un parte amistoso?

  4. ¿Cómo rellenar el parte amistoso de accidente y qué datos debemos incluir en el mismo?

  5. ¿Qué son las oficinas de asistencia a las víctimas de accidentes?

    1. ¿Cómo funcionan?

¿Qué tipos de trámites relacionados con los accidentes de tráfico tiene que llevar a cabo la víctima?

Si tiene un accidente de tráfico es necesario que tenga claro cuáles son los pasos que debe dar al respecto. No obstante, contar con el apoyo de un abogado experto en la materia le dará una mayor seguridad sobre todo, de cara a solicitar la oportuna indemnización por los daños ocasionados.

Los tipos de trámites relacionados con los accidentes de tráfico que tiene que realizar el lesionado son los siguientes:

  • Si en el accidente hay heridos, lo primero será llamar a los servicios sanitarios para que se personen en el lugar de los hechos. Es recomendable también que se personen las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado sobre todo por los posibles conflictos que puedan generarse a la hora de cumplimentar el parte de accidente.
  • Realizar un parte amistoso de accidente con el conductor del vehículo contrario; es decir, del otro vehículo implicado en el accidente. Se incluirán todos los datos necesarios que aparecen en el formulario de parte no debiendo olvidar que sea firmado por los dos conductores.
    • Si hay heridos es necesario hacerlo constar en el parte de accidente reconociendo que sí hay víctimas aunque tengan carácter leve.
  • Si no hubiera entendimiento entre los conductores implicados en el accidente, y si no se hubiera personado la Policía Nacional o la Guardia Civil, entonces habrá que solicitar que acudan al lugar del siniestro.
    • Así redactarán el oportuno atestado del accidente que será muy útil de cara a la indemnización que el lesionado reclame con posterioridad.
  • En cuanto a nuestro vehículo, si tenemos contratada la asistencia en carretera, tendremos que llamar al teléfono que nos haya facilitado la aseguradora a fin de que lo recojan donde nos encontremos y lo trasladen al taller que elijamos para su reparación.
  • Tras realizar estas gestiones, el herido tendrá que acudir al Servicio de Urgencias del Hospital que elija a fin de que generen el parte médico por accidente de tráfico. En el mismo se incluirán todas las lesiones sufridas en el accidente. Dicho parte médico será trasladado a la compañía aseguradora.
  • Posteriormente se debe comunicar a la compañía aseguradora de nuestro vehículo dicho accidente en el plazo máximo de 7 días desde que ocurrió el mismo. Para ello remitiremos el parte amistoso de accidente debidamente cumplimentado con la documentación que nos pueda requerir la aseguradora.
  • Es importante no olvidar que debemos guardar todas las facturas o tickets de los gastos que nos ocasione el accidente. Por ejemplo, gastos de taxi para el desplazamiento, gastos de rehabilitación para la recuperación de la lesión, etc. Estos gastos podremos reclamarlos cuando solicitemos la oportuna indemnización. Sin embargo, para ello es necesario tener los justificantes de los pagos realizados.
  • Una vez que tu compañía aseguradora contacte con el seguro contrario, serás citado para pasar el oportuno reconocimiento médico por los médicos de las compañías que emitirán el oportuno informe haciendo una valoración de las lesiones sufridas.
  • Llegados a este punto, podemos solicitar la oportuna indemnización a la compañía aseguradora del vehículo contrario. Nuestro seguro puede facilitarnos un abogado para este trámite. Sin embargo, nuestra recomendación es contratar un abogado externo. Las compañías aseguradoras suelen tener acuerdos entre ellas lo que puede hacer que la indemnización que nos ofrezcan sea inferior a la que realmente nos corresponde.

Por eso es recomendable contactar con un abogado especialista en trámites de accidentes de tráfico que pueda hacerse cargo del asunto y negociar con la aseguradora la indemnización a la que tenemos derecho.

No obstante, y de no alcanzar un acuerdo entre las partes, entonces habrá que iniciar la vía judicial con la presentación de la oportuna demanda ante el órgano judicial que resulte competente de la Jurisdicción Civil. El juez dictará la Sentencia en la que se reconozca cuál es la indemnización que nos corresponde y cuyo pago no debe demorarse.

Como hemos indicado, es muy recomendable contar con la ayuda de un abogado experto en trámites de accidentes de tráfico sobre todo si ha sufrido lesiones y tiene que reclamar la correspondiente indemnización a la compañía aseguradora del vehículo contrario.

¿Cómo dar parte a mi compañía aseguradora?

Cuando tenemos un accidente de tráfico, el primer paso es comunicar a nuestra compañía aseguradora el siniestro. O dicho coloquialmente, dar parte al seguro.

Es habitual comunicar el accidente vía telefónica. Sin embargo, a día de hoy y dependiendo de la compañía que tengamos contratada, muchas veces es suficiente con informar del siniestro a través de la propia aplicación de la empresa instalada en alguno de nuestros dispositivos móviles.

Será necesario remitir el parte de accidente debidamente cumplimentado con todos los datos exigibles para una correcta tramitación del expediente.

En este sentido, debemos tener en cuenta que se debe comunicar a la aseguradora dicho accidente en el plazo máximo de 7 días desde que ocurrió el mismo.

A continuación, y tras recibir la comunicación del accidente, la aseguradora inicia el oportuno expediente. En este momento se estudia el asunto y se comprueba hasta dónde alcanzan las coberturas de la póliza contratada. Así se realiza una primera valoración de cuáles son los costes de reparación del vehículo o la indemnización por los daños ocasiones.

En este caso será el perito de la compañía el que valore el siniestro y emita el oportuno informe. Tras valorar el mismo, la aseguradora decidirá si acepta dicho siniestro o no se hace cargo del mismo.

Si finalmente la compañía aseguradora se hacer cargo, el expediente finalizará con la oportuna resolución por la que se acuerde o bien la reparación del vehículo o bien el abono de la indemnización que pudiera corresponder si se considera que no es viable reparar el vehículo siniestrado.

¿Qué es un parte amistoso?

La Declaración Amistosa de Accidente (DAA) es lo que se conoce de manera coloquial como parte amistoso.

Es un formulario autocopiativo. Por tanto, tiene dos copias. De este modo, uno de los conductores lo cumplimenta y se queda con una copia y el otro recibe la copia con los datos que ambos han rellenado de común acuerdo.

Este parte amistoso es un modelo oficial que se usa en casi todos los países de la Unión Europea. De ahí que también se denomine Parte Europeo de Accidente.

La compañía aseguradora es la que nos facilita varias copias de este formulario. Generalmente nos las entregan cuando contratamos el seguro del vehículo junto a las condiciones del contrato que hemos suscrito con la compañía.

No obstante, si no nos lo han entregado o si ya los hemos gastado, podemos descargarnos el mismo a través de la página Web de nuestra compañía aseguradora. No debemos olvidar imprimir dos copias ya que, como se ha explicado con anterioridad, siempre se quedará una copia cada uno de los conductores de los dos vehículos implicados. Si fueran más los vehículos afectados en el accidente, se cumplimentarán tantas copias como sean necesarias del parte amistoso.

Cumplimentar y firmar un parte amistoso por los dos conductores implicados en el accidente supone que los mismos están de acuerdo con su contenido. Por tanto, ambos son conscientes de quién ha sido el culpable en dicho accidente.

Este parte amistoso agiliza mucho las cosas de cara a que el expediente del accidente se resuelva lo antes posible y así evitar demoras con la reparación de vuestro vehículo o con el pago de la indemnización que pudiera correspondernos.

¿Cómo rellenar el parte amistoso de accidente y qué datos debemos incluir en el mismo?

El propio parte amistoso nos facilita unas instrucciones de cómo debemos rellenarlo. Además, nos da las pautas de cómo debemos actuar si tenemos un accidente: no nos enfademos, seamos corteses, tengamos calma.

Es fundamental rellenar en el lugar del accidente la declaración amistosa de accidente con todos los datos que se exigen de cada uno de los vehículos implicados, las circunstancias en las que ha ocurrido así como realizar un croquis del accidente en el momento de la colisión. Sin olvidar por supuesto la firma de los dos implicados.

Ya fuera del lugar del accidente, los dos conductores tendrán que cumplimentar, cada uno en su copia, la declaración de accidente que aparece al dorso del parte para poder remitírselo a la compañía aseguradora para que inicie el oportuno expediente.

¿Qué son las oficinas de asistencia a las víctimas de accidentes?

Los accidentes de tráfico tienen un enorme impacto tanto en quien lo sufre como en el ámbito familiar y afectivo. A veces, existe desconocimiento sobre los recursos públicos que existen en nuestro país y a los que las víctimas de este tipo de accidentes pueden recurrir. Uno de estos recursos son las oficinas de asistencia a las víctimas de accidentes de tráfico.

¿Qué son?: son lugares a los que acuden las víctimas de un accidente de tráfico para recibir un asesoramiento integral cuando han interpuesto una denuncia o están en proceso. Pertenece al ámbito público y surge cuando el accidente ha ocasionado un delito, por lo tanto, estamos hablando de que es un recurso que se ofrece ante una extrema gravedad de los hechos ocasionados.

¿Qué funciones tiene?: las oficinas de asistencia a víctimas de accidente de tráfico desempeñan sus funciones a nivel psicológico y a nivel jurídico.

¿Cómo funcionan?

Funcionan a través de cuatro fases:

  • Acogida y orientación:
    • Se acoge a la persona afectada y se le ofrece un apoyo emocional, siendo valorada por un psiquiatra. Esta valoración comprende los aspectos psicológicos, jurídicos y económicos.
    • En el caso de que quepa poner una denuncia, el personal de la oficina podrá acudir con la víctima para que se sienta protegida. En cualquier caso, si se encuentra desde el punto de vista psicológico extremadamente afectada, se dará prioridad a su estabilidad psicológica, evitando por el momento entrar en la parte jurídica.
  • Información: tiene un carácter transversal que incluye:
    • Información jurídica: que va a hacer referencia a todos y cada uno de los aspectos que implica la tramitación de un procedimiento penal o civil, según la víctima interponga una denuncia o una demanda, en orden a: plazos, cómo va a ser el juicio, cuándo se va a celebrar, qué vía jurisdiccional es la más pertinente, etc. De esta manera, la persona va a saber en todo momento cómo se va a desarrollar su caso.
    • Información psicológica: las víctimas deben saber que los gastos que puedan tener por tener que someterse a un tratamiento psicológico son a cargo de la compañía aseguradora de la parte contraria. Si el causante del daño no tuviese seguro es el Consorcio de Compensación de Seguros quien se encargará de indemnizar a la víctima en todos los aspectos, en el que tiene cabida lógicamente el psicológico.
    • Información socioeconómica: la referente a la indemnización que podrá recibir de acuerdo a lo establecido en el Baremo de accidentes de tráfico. La víctima será informada de que la compañía aseguradora responsable es quien tendrá que indemnizarla.
  • Intervención: en esta fase aparece la figura del psicólogo cuya función se dirigirá al apoyo emocional y psicológico de la víctima, acompañándola en todo momento y en todas las fases psicológicas por las que ésta vaya atravesando.
  • Seguimiento: es la fase en la que se procede a evaluar a la víctima en todos los aspectos: tanto el seguimiento psicológico realizado por el profesional que la ha acompañado, como el análisis de cómo está la situación jurídica y económica del procedimiento.

¿Busca un abogado experto en trámites relacionados con los accidentes de tráfico?

Nuestro equipo está formado por abogados especialistas en accidentes de tráfico.

Contamos con los mejores. No dude en contactarnos.