Tu abogado experto en indemnización por accidente en Salamanca
Provincia donde ser atendido/a
Salamanca
Especialidad del abogado
Un abogado especializado de tu ciudad TE CONTACTARÁ EN MENOS DE 1 HORA.

Abogados expertos en Indemnización por Accidente en Salamanca

SuperAbogado > Accidentes de Tráfico > Indemnización por Accidente > Salamanca

Redacción de D. Diego Fernández Fernández, letrado 125.741 del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid.

  1. Indemnizaciones por accidentes de tráfico

  2. ¿Quién tiene derecho a pedir la indemnización?

  3. ¿Cómo se calcula una indemnización por accidente de tráfico?

  4. ¿Qué son los daños materiales en los accidentes de tráfico?

  5. ¿Qué son los accidentes de baja intensidad?

  6. Indemnización por accidente con y sin baja laboral

  7. Días impeditivos

  8. ¿Qué son las secuelas por accidente de tráfico?

  9. ¿Qué intereses genera una indemnización por accidente de tráfico?

  10. ¿Qué es el valor venal de un vehículo?

  11. Indemnización por fallecimiento en accidente de tráfico

  12. Forma de obtener una indemnización por accidente de tráfico

  13. Tributación de una indemnización

Indemnizaciones por accidentes de tráfico en Salamanca

Por desgracia, todos hemos sido testigos, ya sea, en primera persona, o a través de un conocido, de un accidente de tráfico. Desde el plano y punto de vista jurídico son situaciones que generan un alto grado de conflicto, más aún si de lo que se discrepa es sobre la indemnización causada por este accidente.

Esto es así, debido a que la persona que se ve perjudicada por un accidente pondrá en una balanza el perjuicio económico directamente cuantificable desde el punto de vista del accidente, así como toda situación patrimonial que se hubiese tenido en caso de no haber existido el accidente.

La regulación legal existente para este tipo de situaciones es la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro de Circulación de Vehículos a Motor, donde se cuantificará la indemnización dependiendo de si nos encontramos ante perjuicios patrimoniales o lo que es lo mismo, daños materiales, así como en lo referente a los daños personales.

¿Quién tiene derecho a pedir la indemnización?

Por normal general, los afectados que tienen derecho a una indemnización por accidente de tráfico son:

  • El conductor que estuviera al volante del vehículo no culpable del accidente.
  • Los ocupantes (independientemente del coche en el que estuvieran).
  • Los peatones salvo culpabilidad exclusiva de los mismos.
  • Los menores de catorce años, incluso si tienen la culpa del accidente.

Es necesario contar con un abogado experto para conseguir indemnizaciones por accidentes de tráfico, en tanto en cuanto, el causante del accidente, o bien, su seguro, tratará de exonerar de la indemnización por el accidente a éste, siendo en todos estos procedimientos sumamente importante, establecer una relación cronológica de los hechos ocurridos.

¿Pueden liberar del pago al promotor del accidente?

Como comentábamos, el equipo legal del causante del accidente, o la propia aseguradora de este, intentarán librarse de la responsabilidad achacándosela al accidentado, tratando de probar una situación en el que el perjudicado sea culpable.

Así, la legislación ha previsto la exoneración al abono de indemnización cuando exista una continuidad de culpas, en la que no se pueda establecer un verdadero responsable del accidente.

También hay situaciones en las que se consigue se consigue exonerar de la indemnización del accidente al causante de este, porque existe una culpabilidad única del perjudicado, si bien es cierto que esta circunstancia tiene que ser probada por la persona que alega la culpa del perjudicado.

Por todo ello, se deberá contar con un abogado especialista en obtener indemnizaciones en accidentes de tráfico a fin de evitar que exista cualquier atisbo de duda de la culpabilidad del promotor del accidente y no del perjudicado.

¿Cómo se calcula una indemnización por accidente de tráfico?

En caso de sufrir un accidente ocasionado por un vehículo de motor (con motivo de la circulación) no pueden utilizarse “calculadoras de indemnizaciones” anunciadas en diversas páginas webs, ya que la ley reguladora de la cuantificación de las indemnizaciones no puede traducirse a un algoritmo automático, sino que es fundamental acudir a un abogado experto en indemnizaciones por accidente de tráfico, que además valorará el informe médico pericial que describa las lesiones sufridas.

En SuperAbogado contamos con los mejores abogados de reclamación de indemnizaciones por daños en accidentes de tráfico, experimentados en el empleo de métodos de cálculo específicos para los accidentes de tráfico, que aplicarán el baremo actualizado para el cálculo de la indemnización correspondiente a sus particulares circunstancias a fin de lograr la mayor indemnización por las secuelas y daños padecidos (son resarcibles las secuelas -lesiones permanentes-, lesiones temporales, así como el fallecimiento).

Para el cálculo de la indemnización por los daños sufridos como consecuencia de un accidente de tráfico, han de valorarse por separado los daños patrimoniales y los no patrimoniales y, a su vez, dentro de cada una de las categorías, los diversos conceptos perjudiciales (como, por ejemplo, los días de curación, tanto impeditivos como no impeditivos).

¿Qué son los daños materiales en los accidentes de tráfico?

Con la expresión “daños materiales” en los accidentes de tráfico, se hace referencia a los daños producidos en las cosas como consecuencia del accidente de circulación (tanto en el vehículo como en el resto de objetos o mercancías que se porten).

Un abogado especista en daños materiales puede ayudarle a calcular la indemnización por los daños materiales provocados por el accidente de tráfico.

¿Qué se incluye en los daños materiales?

Si usted ha sido perjudicado por el accidente de tráfico (víctima) debe conocer que entre los daños materiales han de incluirse todos los daños causados en sus objetos personales (por ejemplo, su ropa, gafas, reloj o smartwatch, teléfono móvil, ordenador portátil, casco). Si bien, para que resulten indemnizables conviene contar con un abogado de daños materiales en accidente de tráfico, como los que pone a su disposición SuperAbogado, ya que es necesario convencer al juez de que esos objetos existían y se encontraban allí en el momento del accidente y que los daños fueron causados por el mismo.

Asimismo, la aseguradora debe sufragar el importe que haya supuesto la reparación del vehículo dañado en el accidente de circulación (siempre que no haya sido declarado siniestro total o que el importe exceda con creces del valor del vehículo -valor venal-). Por consiguiente, para indemnizar los daños materiales del vehículo se atenderá al estado y precio del vehículo en el año del accidente.

¿Cuándo tengo derecho a una indemnización por daños materiales causados en un accidente de tráfico?

Los daños materiales (no los causados al propio vehículo, sino lo que en él se contenga), según el artículo 1 del TRLRCSCVM, son indemnizables cuando concurra culpa del conductor del vehículo, pues para exigirle responsabilidad será necesario que sea declarado civilmente responsable según lo establecido en los artículos sobre responsabilidad civil extracontractual (artículos 1.902 y siguientes del Código Civil) o de acuerdo con lo establecido en los artículos 109 y siguientes del Código Penal, así como en la propia Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. Los abogados expertos en reclamación de indemnización por daños materiales en accidente de tráfico de SuperAbogado pueden probar las antedichas circunstancias y lograr la completa indemnización de los daños materiales sufridos por el accidente.

Si hay culpa exclusiva del conductor no se resarcen los daños materiales y en caso de concurrencia de culpas (responsabilidad compartida por ambas partes) se disminuirá la indemnización en función del porcentaje que se establezca (en función del grado de culpa de cada conductor).


¿Busca a un abogado experto en indemnizaciones por accidentes de tráfico?

Nuestro equipo está formado por auténticos especialistas en obtener indemnizaciones por accidentes. No dude en hablar con nosotros.


¿Qué son los accidentes de baja intensidad?

Los accidentes de baja intensidad, también calificados como “accidentes leves” o “colisiones de baja intensidad”, son accidentes aparentemente nimios, pero no hemos de obviar que un golpe de pequeña intensidad también es capaz de producir lesiones, por cuanto, pese a su baja intensidad, puede ocasionar un brusco movimiento.

La ausencia de daños en el vehículo no implica la inexistencia de lesiones en los ocupantes, sino que cuanto menor sea el grado de deformación del vehículo el potencial lesivo para el ocupante es mayor (ya que la energía no absorbida en el choque es la que daña al ocupante).

Daños por accidentes de baja intensidad

Entre los daños causados por accidentes de baja intensidad se sitúan sobre todo dolores cervicales, latigazo cervical, dolores lumbares u otras patologías o traumatismos menores en accidentes aparentemente livianos, que dejan molestias significativas para los ocupantes de los vehículos que en ocasiones no se pueden verificar mediante pruebas médicas pero que resultan igualmente indemnizables por el dolor padecido por los lesionados como consecuencia del accidente.

Si bien, su prueba resulta más dificultosa. En este tipo de accidentes, para evitar posibles fraudes contra las aseguradoras, los requisitos exigidos por los jueces y tribunales para tener por probadas las lesiones son especialmente rigurosos, por lo que conviene contar con un abogado especialista en accidentes leves. En SuperAbogado le pondremos en contacto con el mejor abogado de accidentes de baja intensidad de su provincia, que, además de emplear el parte de urgencias, así como el eventual informe del médico forense, tiene a su disposición un equipo de peritos médicos expertos en daños por accidentes de baja intensidad.

Requisitos para indemnizar lesiones por accidentes de baja intensidad

De acuerdo con lo dispuesto en el artículo 135 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (en adelante, TRLRCSCVM), para considerar probados los daños causados como consecuencia de un siniestro leve (patologías y traumatismos cervicales menores), han de seguirse los siguientes criterios:

  • Exclusión: que la patología no haya sido producida por otra causa.
  • Cronológico: que ésta se manifieste en las 72 horas posteriores al accidente o, al menos, que el lesionado recibiera atención médica en ese plazo.
  • Topográfico: con una relación entre la parte del cuerpo en la que repercutió el accidente y la lesión padecida.
  • De intensidad: que conforme a la intensidad del accidente hubiera podido producirse esa lesión.

Asimismo, según el apartado segundo del citado artículo, solamente serán indemnizables las secuelas derivadas de un traumatismo cervical menor si se acreditase su existencia (tras el período de lesión temporal) con un informe médico concluyente, lo que revela la importancia de estar asesorado por un abogado especialista en accidentes leves que colabore con los mejores peritos médicos.

Indemnización por accidente con y sin baja laboral

Toda persona que ha sufrido un accidente de circulación y no es responsable del mismo tiene derecho a reclamar y a obtener una indemnización, independientemente de su situación laboral. Por lo tanto, el hecho de que esté trabajando o no sólo influye en la cuantía de la indemnización.

Si sólo tuvieran derecho los accidentados que trabajan estaríamos dejando de lado a personas que no tienen una actividad laboral como los jubilados, los estudiantes, las personas paradas o las amas de casa.

Días impeditivos

Hasta la entrada en vigor de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, era muy habitual oír hablar de días impeditivos y días no impeditivos en el cálculo de la indemnización por accidentes de circulación.

Sin embargo, con la aplicación de la referida Ley estos conceptos han desaparecido y no se tienen en cuenta para determinar la indemnización que corresponda a los accidentes de circulación ocurridos con posterioridad a su entrada en vigor.

Pero, ¿qué son los días impeditivos? Los días impeditivos era uno de los elementos a valorar en el cálculo de la indemnización por accidentes de circulación. En concreto, en el cálculo de la cuantía correspondiente a la incapacidad temporal.

En ese sentido, se consideran como días impeditivos aquellos en los que la víctima del accidente de circulación se encuentre incapacitada para desarrollar su ocupación o actividad habitual.

No obstante, existen distintas posturas jurisprudenciales en relación a qué se entienden como días impeditivos. En este sentido, hay una corriente más restrictiva que considera que sólo son días impeditivos los días en los que la víctima del accidente se encuentre de baja laboral. Por otro lado, existe otra corriente más amplia que entiende que los días impeditivos pueden superar los días de baja laboral siempre que el lesionado no pueda realizar con normalidad sus actividades ordinarias.

Como hemos dicho, con la entrada en vigor de la Ley 35/2015 de 22 de septiembre el día 1 de enero de 2016, y para los accidentes ocurridos con posterioridad a esa fecha, estos conceptos han desaparecido y ya no existe esta diferenciación.

A día de hoy se ha hecho una distinción mucho más compleja que exige contar con un abogado experto en la materia que pueda proporcionarnos el asesoramiento oportuno a fin de poder alcanzar la máxima indemnización posible. Desde SuperAbogado ponemos a su disposición a los mejores abogados de España especialistas en todo tipo de indemnizaciones por accidentes de circulación.

Por ello, para calcular en la actualidad la indemnización por lesiones temporales se tienen en cuenta los días de perjuicio básico y los días de perjuicio particular.

Los días de perjuicio particular es lo que podríamos asemejar a los anteriores días impeditivos. Estos días de perjuicio particular se desglosan de la siguiente manera:

  • Días de perjuicio muy grave. Para el año 2021 el importe a percibir por día es de 105,35 €.
  • Días de perjuicio grave. 79,02 € es la cuantía correspondiente por día con el actual baremo.
  • Días de perjuicio moderado. 54,78 € se perciben por día por este concepto.
  • Días de perjuicio básico. 31,61 € por día.

¿Qué son las secuelas por accidente de tráfico?

Además de la indemnización por lesiones temporales causadas por un accidente de tráfico pueden quedarle secuelas (lesiones permanentes) derivadas de dicho accidente que también resultan indemnizables conforme a las tablas incluidas en la Ley 35/2015, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Se consideran secuelas por accidente de tráfico:

  • Diferentes deficiencias (intelectuales, físicas, orgánicas o sensoriales).
  • Así como diversos perjuicios estéticos que provengan de una lesión (y que permanezcan una vez concluido el proceso de curación).

De tal manera que, una vez que la lesión causada al afectado quede estabilizada, sin posibilidad de cura, decimos que se convierte en secuela (como, por ejemplo, quedar tetrapléjico).

Tipos de secuelas

Las secuelas pueden ser físicas, estéticas o psicológicas. A su vez, las secuelas psíquicas y psicológicas se clasifican en varios subgrupos (trastornos neuróticos, trastornos permanentes del humor y posibles agravaciones).

¿Puedo reclamar una nueva indemnización por agravamiento de las secuelas?

Cabe la posibilidad de que se produzca la aparición de nuevas lesiones o secuelas, así como la agravación de las secuelas derivadas de un accidente de tráfico ya existentes tras haber sido examinado el lesionado por el forense tras el alta médica, pudiendo reclamar a la aseguradora si ya se dictó sentencia, puesto que en casos de lesiones y secuelas derivadas de un accidente de tráfico no puede esgrimirse cosa juzgada que impida la reclamación de una indemnización complementaria (a través de la vía civil) si concurriesen nuevas lesiones o agravación de las secuelas con motivo del accidente de circulación en el plazo de un año desde la estabilización de las nuevas lesiones y secuelas.

Para poder reclamar una nueva indemnización por agravamiento de las secuelas han de concurrir los siguientes requisitos:

  • Que éstas no pudieran preverse inicialmente (que hayan sobrevenido con posterioridad).
  • Que se acredite la relación de causalidad entre las nuevas secuelas y el accidente que ya fue objeto de enjuiciamiento.

Un abogado experto en secuelas por accidente de tráfico conoce los criterios para determinar la indemnización por daños ocasionados en accidentes de tráfico seguidos por los tribunales y puede presentar una solicitud de indemnización por secuelas derivadas del accidente de tráfico sufrido con ayuda de los mejores peritos médicos que realizarán la medición de las secuelas y determinarán el factor causante de las mismas.


¿Busca a un abogado experto en indemnizaciones por accidentes de tráfico?

Nuestro equipo está formado por auténticos especialistas en obtener indemnizaciones por accidentes. No dude en hablar con nosotros.


¿Qué intereses genera una indemnización por accidente de tráfico?

El asegurador está obligado a indemnizar los daños sufridos por el accidente una vez que éste se produzca y que el tomador del seguro, asegurado o beneficiario se lo comuniquen diligentemente (el asegurado tiene un plazo de siete días para comunicar el siniestro a la aseguradora o dentro del plazo que se haya estipulado contractualmente – que debe ser más amplio-), pero ¿qué sucede si la aseguradora no abona la indemnización por accidente de tráfico?, ¿se generan intereses?

Atendiendo a lo establecido en la Exposición de Motivos del Real Decreto que aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor (conocido como LRCSCVM), una vez transcurridos tres meses sin haber presentado (por parte de la aseguradora) una oferta motivada de indemnización, por causa no justificada o a ella imputable, se devengarán intereses de demora, según lo prevenido en el artículo 9 de dicha Ley, hasta el pago de su importe.

Igualmente, se devengarán tales intereses si la oferta fuere aceptada por el perjudicado y no fuese satisfecha en 5 días (ni consignada la cantidad acordada para pago).

Los intereses que se generan por el retraso en el pago de la indemnización por accidente de tráfico (mora en el cumplimiento de la prestación) son los intereses moratorios previstos en el artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro (LCS), con una serie de particularidades sobre las que podrán informarle nuestros abogados expertos en indemnizaciones por accidentes de tráfico.

¿Por qué se devengan intereses de demora en las indemnizaciones por accidente de tráfico?

La imposición legal de intereses de demora (una vez transcurridos los tres meses sin haber presentado una oferta motivada de indemnización o si, aun habiendo presentado ésta, fuese aceptada por el perjudicado y no se abonase el importe acordado ni fuera consignada tal cuantía) tiene carácter ejemplarizante o de sanción, persiguiendo que las aseguradoras liquiden con celeridad los daños sufridos en accidentes de tráfico (tratando de evitar las conductas de las aseguradoras que dificultan o retrasan el pago), y así eludir reclamaciones judiciales innecesarias.

En SuperAbogado contamos con mejores abogados de reclamación de intereses moratorios, que pueden solicitar la condena de la aseguradora al pago de los intereses previstos en el artículo 20 de la Ley de Contrato de Seguro si se retrasare en el pago de la indemnización por accidente.

Además, pueden asesorarle sobre el tratamiento fiscal de la indemnización a percibir (ya que los intereses de demora, al tener una naturaleza indemnizatoria por retraso en el pago, han de ser calificados como un incremento en el patrimonio).

Peculiaridades de los intereses moratorios por accidente de tráfico

  • Los intereses por mora no se impondrán si las indemnizaciones fueren satisfechas en los 3 meses inmediatamente posteriores a la producción del siniestro.
  • Si la duración de los daños causados a las personas fuese superior a tres meses o su alcance exacto no se pudiese determinar en la consignación, el juez deberá decidir si ésta es suficiente o si debe ser ampliada, con informe previo del médico forense si fuese necesario, según la cuantía aproximada que pudiera corresponder de acuerdo con los criterios y límites indemnizatorios.

¿Qué es el valor venal de un vehículo?

El valor venal de un coche o vehículo siniestrado es su valor de mercado (valor de venta del vehículo antes del accidente), establecido en algunos supuestos como tope máximo de la indemnización.

Un abogado experto en valor venal puede examinar su caso concreto y calcular el valor de su vehículo, empleando facturas de mejoras o reparaciones realizadas los años anteriores al siniestro para aumentar el valor venal de un vehículo.

¿Siempre que hay un accidente corresponde el valor venal?

Los tribunales españoles dan preferencia a la reparación del vehículo, pues es la forma de indemnización que mejor permite dejar las cosas antes del accidente, pese a que el coste de la reparación sea ligeramente superior al valor venal del vehículo, ya que éste no supone reparación suficiente.

Sin embargo, no cabe exigir la reparación de un vehículo en forma específica cuando su reparación resulte ostensiblemente antieconómica. Por ejemplo, el vehículo siniestrado, matriculado el 1 de abril de 2007 puede tener un valor venal en el momento del accidente que se valore en 4.000 euros, mientras que el coste estimado de la reparación ascienda a 7.000 euros, por lo que la aseguradora puede hacerle una oferta motivada de indemnización basándose en ese valor.

¿Pueden obligarme a aceptar el valor venal?

Según consolidada jurisprudencia el propietario del vehículo puede reparar el daño sufrido de la manera que considere oportuna pero no podrá exigir el importe completo al autor del daño (no tiene derecho a recuperar la cosa en mejores condiciones, con un valor superior al que tenía en el momento de producirse el daño).

No obstante, no pueden obligarle a aceptar el valor venal del vehículo. Los abogados especialistas en valor venal de SuperAbogado podrán ayudarle a incrementar la indemnización por el valor venal de su coche en un porcentaje como valor de afección.

¿Cuándo se indemniza con el valor venal?

Suele indemnizarse con el valor venal cuando el vehículo haya sido declarado siniestro total o en aquellos otros supuestos en que su reparación devenga antieconómica, de modo que arreglarlo sea sustancialmente más caro que adquirir un vehículo nuevo en el mercado de segunda mano, incrementando un porcentaje de gastos administrativos, afección, localización de un vehículo similar, así como impuestos.

La indemnización con el valor venal de un coche se fundamenta en que el deber de resarcimiento no puede suponer un enriquecimiento injusto del perjudicado ni que la reparación se efectúe mediante procedimientos absolutamente antieconómicos mientras que resulte posible adquirir otro vehículo similar en el mercado.


¿Busca a un abogado experto en indemnizaciones por accidentes de tráfico?

Nuestro equipo está formado por auténticos especialistas en obtener indemnizaciones por accidentes. No dude en hablar con nosotros.


Indemnización por fallecimiento en accidente de tráfico

Los accidentes de tráfico son por desgracia una de las causas de muerte más frecuentes, tanto es así que en 2014 constituyeron la quinta causa de muerte no natural, y en 2007 se trataba de la primera.

¿Quiénes pueden solicitar una indemnización por fallecimiento en accidente de tráfico?

Se encuentran legitimados para solicitar una indemnización por fallecimiento como consecuencia de un accidente de tráfico las siguientes personas:

  • El cónyuge viudo o pareja de hechos.
  • Los ascendientes.
  • Descendientes.
  • Hermanos.
  • Allegados (convivientes con el fallecido durante al menos cinco años inmediatamente anteriores al suceso, especialmente cercanos en parentesco o afectividad).

La indemnización por causa de muerte no forma parte de la herencia del fallecido, sino que los beneficiarios son sus familiares por derecho propio, con las implicaciones que ello conlleva (por ejemplo, el hijo indigno por causa de ingratitud para suceder a su padre sí que tiene derecho para percibir la indemnización por causa de muerte como consecuencia de un accidente de circulación).

¿Qué comprende la indemnización por muerte en caso de accidente de tráfico?

Según las tablas del baremo en caso de muerte resultan resarcibles los perjuicios personales ordinarios, los perjuicios personales particulares, así como los perjuicios patrimoniales (comprendiendo tanto el daño emergente como el lucro cesante).

¿Cuál es el perjuicio personal básico?

Cada perjudicado recibirá una indemnización diferente en función de sus particulares circunstancias, por lo que conviene acudir a un abogado experto en indemnizaciones por fallecimiento, como los que pone a su disposición SuperAbogado, que le asesore en su caso concreto. No obstante, a continuación señalamos una serie de criterios para calcular el perjuicio personal ordinario:

  • Para el cónyuge la cantidad variará en función de la duración del matrimonio.
  • Progenitor: importe fijo dependiendo de si el hijo era menor o mayor de 30 años.
  • Descendientes: cantidad fija que sufrirá variaciones en función de su edad.
  • Hermanos: cantidad fija, en atención a su edad (hasta treinta años o más).
  • Allegados: con una suma fija, independientemente de su edad.

¿Se valoran los perjuicios particulares en la indemnización por fallecimiento en accidente de tráfico?

Sí, en la indemnización por fallecimiento influirán las siguientes circunstancias, incrementando la indemnización:

  • Si el perjudicado tuviere alguna discapacidad física o psíquica.
  • Convivencia del perjudicado con la víctima.
  • Perjudicado único dentro de una categoría (por ejemplo, el supuesto de que fallezca el padre de un hijo único).
  • Muerte familiar único, progenitor o hijo único, de ambos progenitores, víctima embarazada, con pérdida de feto.

Forma de obtener una indemnización por accidente de tráfico

Lo primero que se deberá intentar en el trámite de este tipo de prestaciones es la vía extrajudicial. Deberá, por tanto, darse la oportunidad al seguro de indemnizar por los daños causados de forma amistosa. En este sentido se refiere el artículo 7.1 de la LRCSCVM.

El plazo para interponer esta vía amistosa es de un año, a contar desde la sanación de las lesiones, por lo que, una persona que siga haciendo recibiendo sesiones de fisioterapia aún no ha iniciado este periodo de un año.

Nuestro abogado experto en obtener las indemnizaciones por accidentes de tráfico establecerá un escrito formal a la aseguradora, en el que se aportará la documentación correspondiente, informes médicos, elementos determinantes de las lesiones, facturas, etc., puesta en relación con el baremo y puntos determinantes de la indemnización, siendo una tarea sumamente complicada y de especial rigor técnico.

Si, a pesar de lo anterior, contamos con que no se ha conseguido llegar a buen puerto estas negociaciones, tenemos la posibilidad de seguir a través de la jurisdicción civil (o penal según el caso). Esto es muy habitual, puesto que a pesar de haber intentado negociar con la aseguradora nos encontramos con que la indemnización que se nos ofrece no es la que consideramos.

El procedimiento será muy similar al de la reclamación previa, pero derivado a la jurisdicción correspondiente, siendo la demanda en muchas ocasiones la llave de apertura de cualquier negociación.

Tributación de una indemnización

En principio y con carácter general, las indemnizaciones por accidentes de tráfico están exentas de tributación en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). En este sentido, es el artículo 7 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio el que reconoce en su letra d) que están exentas de dicho impuesto las indemnizaciones percibidas derivadas de responsabilidad civil por daños personales así como las derivadas de contratos de seguro de accidentes.

Sin embargo, existen algunos supuestos en los que esas indemnizaciones por accidentes de tráfico sí tienen que tributar. De ahí que sea recomendable contactar con un abogado especialista en tributación de indemnizaciones que pueda indicarnos si nuestra indemnización está exenta de tributación o no. Así evitaremos sorpresas con la Agencia Tributaria.

Por ejemplo, si la víctima de un accidente de tráfico fallece como consecuencia del mismo y sus familiares o herederos reclaman la oportuna indemnización, la misma está exenta de tributación por el IRPF como se ha explicado con anterioridad. Sin embargo, esa indemnización debe incluirse en la herencia y, por tanto, tributa en el Impuesto de Sucesiones cuya cuantía será diferente dependiendo de la normativa de la Comunidad Autónoma en la que tuviera su residencia habitual el fallecido.

En el caso de que la indemnización por accidente de tráfico se sustituya por una renta vitalicia o una renta temporal, esta renta tributa como rendimiento del trabajo y, por tanto, está sujeta el IRPF.

¿Busca a un abogado experto en indemnizaciones por accidentes de tráfico?

Nuestro equipo está formado por auténticos especialistas en obtener indemnizaciones por accidentes. No dude en hablar con nosotros.

ABOGADOS EXPERTOS EN INDEMNIZACIÓN POR ACCIDENTE POR MUNICIPIOS DE SALAMANCA

Partido judicial de Salamanca

El partido judicial de Salamanca ofrece los siguientes juzgados:

  • Audiencia Provincial Civil-Penal - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Audiencia Provincial Presidente - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº1 - C/ Azafranal, 25 - 1 º Izqda. 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Menores nº1 - Gran Vía, 57 37071 - Salamanca
  • Juzgado de lo Penal nº1 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de lo Penal nº2 - Gran Vía, 35-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº1 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº2 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº3 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº4 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº5 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº6 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº7 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº8 - Gran Vía, 33-37 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº9 - Gran Vía, 39-41 - Atico 37071 - Salamanca
  • Juzgado de Primera Instancia/Instrucción nº10 - C/ Calatañazor 37071 - Salamanca
  • Juzgado de lo Social nº1 - Ps. Canalejas, 75 37071 - Salamanca
  • Juzgado de lo Social nº2 - C/ La Marina, 4 37071 - Salamanca